Celebración de vida, nueva despedida

El mercado funerario español ha experimentado la aparición de nuevas tendencias que están variando su fisonomía tradicional y configuran una nueva cultura funeraria. Entre ellas destaca el aumento de la cremación, una creciente sensibilidad medioambiental, el aumento de ceremonias seculares frente a un descenso de ceremonias religiosas y una demanda de mayor personalización junto con un uso creciente de la tecnología digital.

Esta evolución se ha producido antes en la cultura funeraria anglosajona pero ya está aumentando en todos los lugares. Un ejemplo. El Instituto IPSOS (2018) realizó un estudio que mostraba que el 63% de los franceses prefieren la cremación frente a la inhumación. Cabe destacar que el 40% de la demanda de cremación se basa en criterios medioambientales y que el mayor crecimiento se registra en el segmento de población de más edad. Por otro lado, el 71% de la población pide una ceremonia en sus funerales (un 26% de carácter secular y un 45% de carácter religioso). El 51% de la población exige personalización y un 33% lamenta que falten alternativas a las ceremonias religiosas para los no creyentes. La tecnología tiene una presencia cada vez mayor; se estima ya que el 71% de los potenciales clientes de servicios funerarios usan internet para informarse.

En la cultura anglosajona los cambios han sido más rápidos. El funeral británico rinde cada vez más un homenaje a la vida del difunto en lugar de lamentar su muerte. El tono es cada vez más feliz en lugar de triste. El uso del negro está cada vez más desechado. Una encuesta de ICM a 2.000 británicos en 2015, señaló que el 54% quería que su funeral fuera una celebración de la vida. Un 48% dijo que quería incorporar al mismo, el pasatiempo, color, equipo de fútbol o música favorita del fallecido. El 75% de las cremaciones cuentan con sistemas audiovisuales que permiten reproducir videoclips.

En España estamos inmersos en una transformación de los rituales tradicionales por unos nuevos que complementen el retroceso de las ceremonias religiosas, aunque es cierto que todavía muchas personas prefieren la sobriedad de un funeral tradicional. Cada uno elige llorar de manera muy diferente y hay que satisfacerle. Con todo, hay una clara tendencia al cambio, pero creo que nos falta oferta. Hay un cierto temor a ir demasiado lejos y romper los códigos porque los funerales siguen siendo un acto social. La demanda de innovación proviene más de las peticiones de las familias que de los propios profesionales funerarios y parece expresarse más en ajustes y pequeños detalles que en términos de una oferta radicalmente alternativa.

Es aquí donde existe una oportunidad de desarrollo para empresas funerarias con visión de futuro. Steve Jobs, cofundador y CEO de Apple, acuñó una frase que ha servido de reflexión para muchos emprendedores: “Muchas veces la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas”. Las empresas españolas que oferten celebraciones de vida liderarán el sector en el futuro.

En ese nuevo diseño de las despedidas como celebraciones de vida, es importante recordar que los funerales no son para la persona desaparecida, sino para las personas que quedan atrás. Es una noción fundamental en un entorno de importante cambio generacional. La experiencia demuestra que los rituales ayudan a dar sentido a la pérdida, permiten compartir recuerdos, expresar emociones y comenzar el proceso de duelo en una sociedad que evoluciona hacia valores menos tradicionales. Cada vez más personas desean personalizar el funeral. Quieren que las ceremonias sean un evento en torno a la figura del fallecido, recordar lo que fue su vida y lo que amaba. Se están convirtiendo así en una celebración de vida que constituye una nueva despedida.

El profesional funerario pasa así a ser un gestor de emociones: debe saber escuchar sin interferir y debe tener una mentalidad psicológica llena de empatía para ayudar a familiares y amigos en tiempos de cambios generacionales. Es todo un desafío.

Autor: Vicente Luis Díaz Pedraza (Economista – Asesor de Marketing)

Fuente: Actualidad Aseguradora

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies