El sector funerario se actualiza con el coronavirus

La pandemia pone cada día a prueba al sector funerario, que ha cargado con una parte importante de las nefastas consecuencias que ha provocado el virus. Las funerarias, como último eslabón de la cadena sanitaria, estuvieron al límite durante la etapa más dura de esta crisis. Y siguen al pie del cañón, consiguiendo el respeto de todo el país y aumentando su reconocimiento social.

La admiración que se han ganado los empleados funerarios no ha llegado solo por su profesionalidad y su esfuerzo. También por su capacidad de adaptación.

Estos establecimientos han sabido ajustarse a la perfección a la normativa. Y también a las dificultades que han impuesto cuestiones como el confinamiento o la distancia social. Para muchas complicaciones, de hecho, se ha sabido tirar de las nuevas tecnologías. Estas han permitido, aunque de una forma mucho más fría de lo habitual, celebrar despedidas y dar pésames en unos tiempos muy difíciles.

Despedidas a distancia en el sector funerario

Estos son, según el Observatorio Español de Internet, algunas de las cuestiones en las que las funerarias más han avanzado durante la pandemia utilizando la red como herramienta:

  • Funerales telemáticos: La mayor parte de los funerales se pospusieron y se han ido celebrando durante la desescalada. Pero en algunos casos se realizaron ceremonias muy íntimas, con muy poca asistencia. Pero que familiares y amigos pudieron seguir con herramientas como las plataformas de videollamadas.
  • Streaming para un seguimiento masivo: Para cuestiones de un seguimiento más amplio, se recurrió a plataformas de streaming e incluso a espacios de uso masivo como Youtube.
  • Grupos cerrados en redes sociales: En algunos casos se utilizaron incluso las redes sociales. En algunas, como en Facebook, se crearon grupos privados para hacer llegar a las familias mensajes de ánimo.
  • Condolencias digitales: También se habilitaron espacios digitales a través de los cuales se podían enviar condolencias a las personas más cercanas al fallecido.

Esta digitalización, no obstante, no solo ha afectado a las funerarias. Otros sectores que se relacionan de forma habitual con ellas han tenido también que abrazar las nuevas tecnologías para dar respuesta a las necesidades del momento.

Otras empresas como marmolerías o floristerías, por ejemplo, se han apoyado de una forma mucho más directa durante la pandemia. Esto les ha permitido gestionar pedidos y evitar el parón completo al que sí se vieron abocados muchos otros negocios.

Fuente: innovafuneraria

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies