La sucesión en la empresa familiar, ¿cómo hacerla?

Entrevista a Alfonso Chiner, profesor del IESE Business School y asesor en sucesiones en empresas familiares. Nos cuenta qué errores evitar y por qué es importante seguir un protocolo de actuación.

¿Qué importancia tiene el cambio generacional en el modelo de la empresa familiar?

La sucesión es el reto más grande que deben afrontar las empresas familiares. Es el reto más crítico porque afecta a la continuidad de la empresa familiar, que es su principal objetivo. La característica fundamental de una empresa familiar es la continuidad y hay que asegurar la misma en el cambio generacional.

¿Debe haber un protocolo de actuación? ¿Cómo debería ser?

Por supuesto, tiene que haber una planificación iniciada lo antes posible y planificada trabajando los temas que influyen en el predecesor, en el sucesor, en el entorno de la empresa y en el entorno de la familia.

¿Qué errores deberían evitarse cuando se desarrolla un protocolo familiar?

He identificado en base a mi experiencia 10 errores a evitar. Por un lado, confundir el instrumento con el fin.Por otro, no identificar qué modelo de empresa familiar se tiene, así como no realizar un diagnóstico personal y familiar adecuado y centrarse en la siguiente generación olvidando la actual.

Además, es importante evitar contemplar sólo aspectos patrimoniales y olvidar los humanos. Tener un compromiso y una buena cohesión familiar es importante, sino se podría caer en error. Por otra parte, hay que evitar no lograr un inventario claro de riesgos y disfunciones y, por supuesto, tratar el protocolo como documento de adhesión. Es mucho más que eso.

Para terminar, diría que no hay que centrarse en los detalles, sino definir criterios y no tener un exceso de confianza y sentirse inmune.

¿Es igual de importante la tradición y la innovación?

Creo que hay que combinar los aspectos de los key drivers del negocio con la adaptación a los retos actuales.

¿Cuáles son los problemas que se suelen encontrar las empresas familiares en el momento de la sucesión? ¿En que se deben focalizar?

El proceso de sucesión afecta a miembros de la familia, por tanto, hay que gestionar adecuadamente las emociones e intentar objetivizar al máximo el proceso eligiendo a los sucesores en base al criterio de meritocracia. Es clave evitar los sesgos emocionales en las decisiones en la sucesión, evitar retrasarla innecesariamente. Hay que vencer a la tozudez en no ver (o no querer ver) la falta de idoneidad del sucesor elegido. Retirarse sólo de la gestión diaria, quedándose con el poder e imponiendo al sucesor la forma de hacer las cosas no debería ser una opción.

¿Es diferente en el sector funerario que en otros?

No, en cualquier empresa de cualquier sector las variables que intervienen en el proceso de sucesión son las mismas.

Es un proceso duradero (largo, dinámico, participativo…). Hay que acometerlo cuando el predecesor está (se siente) “en su mejor momento”. Es necesario hacerlo cuando el predecesor todavía tiene autoridad. Es complejo (formar, evaluar, seleccionar, marcha atrás…). Luchar infatigablemente por lograr el consenso sentido y sincero.

¿Podrías dar unas pinceladas de tu conferencia en Funermostra 2019?

La voluntad para continuar como Empresa Familiar debe venir acompañada por la decisión de llevar a cabo un proceso de sucesión basado en cuatro actores: predecesor, sucesor, empresa y familia. La sesión abordará cómo preparar en la práctica a estos cuatro actores para culminar con éxito el proceso.

 

El entrevistado Alfonso Chiner ofrecerá la conferencia “Los cuatro actores de la sucesión familiar” el miércoles 22 de mayo en Funermostra. Ver programa de actividades

Fuente: Funermostra

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies