Los túmulos funerarios de Osaka (Japón) ya son Patrimonio Mundial de la Unesco

El Gobierno nipón ha celebrado la inclusión de los túmulos funerarios de Mozu-Furuichi, en Osaka, en la lista del Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). «Acojo con gran satisfacción la inscripción de estos bienes, que son un ejemplo destacado de ‘kofun’, un tipo de túmulo funerario original del archipiélago japonés», dijo a través de un comunicado el ministro de Exteriores de Japón, Taro Kono. En canciller nipón expresó, además, su deseo de que la inclusión «atraiga una mayor atención de personas de todo el mundo sobre esta propiedad valiosa que ilustra una cultura histórica única» del país. El denominado «grupo de ‘kofun’ de Mozu-Furuichi: túmulos del antiguo Japón» es un conjunto de 49 tumbas de diverso tamaño y forma construidas entre finales del siglo IV y finales del V, durante el período Kofun, del que son «un excepcional testimonio», dijo Kono. Los túmulos se encuentran en las ciudades de Sakai, Habikino y Fujiidera, en la prefectura de Osaka (oeste), y entre ellos destaca una tumba con forma de ojo de cerradura, a la que la Agencia de la Casa Imperial considera el mausoleo del emperador Nintoku.

El mausoleo, llamado oficialmente Daisen Kofun, es con 486 metros de largo y 305 de ancho, una de las mayores de su tipo en el mundo.

Tras la inclusión de los túmulos de Mozu-Furuichi, decidida en la cuadragésima tercera reunión del Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco que se celebra hasta el día 10 en la capital de Azerbaiyán, Japón cuenta con 23 sitios incluidos como Patrimonio Mundial, 19 de ellos culturales y otros cuatro naturales.

El Gobierno de Japón solicitó la inclusión de los túmulos en el patrimonio mundial en enero de 2018, año en el que fueron incluidos dentro de la lista patrimonial los denominados «lugares de cristianos ocultos en la región de Nagasaki».

Más información

Fuente: Revista Adiós